Ni las estatuas pueden resistirse