¿Necesitaba el mundo saber su color, Justin?