Mortadelo y Filemón y la crisis