Mordiéndose el labio: expectativas y realidad