Mirar la hora nunca fue tan fácil