Miley Cyrus, salga de mi ferretería