Mientras tanto en Venecia…