Mientras tanto en Rusia…