Mientras tanto en el metro de Japón…