Me llamo Valentín

 
Me llamo Valentín

Lo bueno de llamarse Valentín es que aunque nadie te quiera tienes algo que celebrar el 14 de Febrero, es un nombre diseñado para feos.