Más inútil que la letra G