Marionetas en manos de Merkel