Marie y Pierre Curie eran un matrimonio feliz