Mariano Rajoy y su coherencia política