Los teléfonos fijos aguantan más que los móviles