Los raperos, esos tipos duros