Los inodoros en un universo paralelo