Los diputados salen del Congreso como el Correcaminos