Los dálmatas también se tatuan