Los asiáticos juegan en otra liga