Los abuelos de los teleñecos, Statler y Waldorf