Lógica de videojuegos: Megaman