Lógica de videojuegos: Llevar múltiples armas