Lo primero es la seguridad