Lo de Armstrong estaba cantado