Llega la moda de «caro de pato invertida»