Leónidas no era muy feliz en su casa