Las mejores portadas de discos: God’s chosen puppet