Las matemáticas no son tan malas