Las chicas son el cubo de Rubik