La ventaja de ser un payaso con zancos