La ventaja de ser inteligente