La velocidad a la que sube el recibo