La única persona en la que se puede confiar