¿La tengo encima, verdad?