La soledad de tener todos los juguetes del mundo