La sanidad pública recorta empleos y camas