La primera y última rebanada