La política es una fábula