La ortografía no enamora

 
La ortografía no enamora

La ortografía no enamora, pero tampoco me veo con alguien que quiera «aserme mui felis».