La negación es un poderoso instrumento