La montaña rusa de Márquez, Lorenzo y Pedrosa