La monarquía aprovecha el Mundial 2014