La máquina de GAME BOY que todo fan querría tener