La gente gorda es más difícil de secuestrar