La energía no se crea ni se destruye