La depresión se mide en nutellas