La culpa de la crisis es nuestra