La crisis afecta a los superhéroes