La batería dura más que el trabajo